Planchas para empaquetaduras

Las planchas sin asbesto de serie GAMBIT AF es un material nuevo destinado para confeccionar empaquetaduras tecnológicas usadas en las condiciones de altas presiones y temperaturas, destinadas al contacto con diferentes elementos tecnológicos. Están compuestas de fibras de aramida de alta calidad, especialmente confeccionadas de fibras y rellenos minerales, y elastómeros adecuados para las condiciones de trabajo previstas. El proceso de calandrado de las planchas, altamente especializado y realizado de acuerdo con las normas ISO-9001, garantiza un estable mantenimiento de los parámetros tecnológicos en alto nivel.

Las planchas GAMBIT AF contienen parámetros tecnológicos que corresponden a la mayoría de las aplicaciones. En condiciones especiales que no permiten el uso de las planchas GAMBIT AF, proponemos las planchas con base de grafito expandido y vermiculita expandida o PTFE. Estos productos son de alta calidad y confiabilidad.

 

Instrucciones relacionadas con la selección y el montaje de las empaquetaduras de las planchas GAMBIT

Al seleccionar el material para el determinado nudo de empaquetadura de la junta se debe tomar en cuenta muchos parámetros. Los más importantes son: la temperatura y la presión durante el trabajo, el tipo de la instalación y la construcción de la conexión. Entran en juego también otros factores importantes para la efectividad de la empaquetadura, por ejemplo: el ciclo de trabajo, las vibraciones mecánicas, la precisión del montaje y el estado real de la brida.

Los datos y los gráficos T-p mencionados en este catálogo permiten escoger la plancha adecuada que cumpla con las exigencias existentes durante el trabajo en la conexión correspondiente. Se debe también tomar en cuenta el hecho que el punto de trabajo debe corresponder con el área del gráfico. Eso no significa que en algunos casos la empaquetadura no puede funcionar en los parámetros fuera del gráfico, pero en tal caso se debe consultar con el técnico o efectuar una prueba de su explotación.

Para que la empaquetadura pueda durar y funcionar correctamente, es indispensable el cumplimiento de ciertas exigencias en relación con las bridas, los tornillos y el modo de montaje. Lo más importante es la exactitud de lo paralelo y plano de las bridas de acoplamiento. Solamente en tal caso es posible obtener presiones en toda superficie de montaje, empleando empaquetaduras mayores que las indicadas por el cálculo, pero al mismo tiempo que no excedan presiones destructoras de las juntas durante el trabajo.
En la práctica muchas veces es imposible emplear en el montaje las llaves dinamométricas. En tal caso se recomienda obtener una presión entre las bridas, para que la junta disminuya en su grosor unos 8-10%. Tal presión es suficiente en la mayoría de los casos en la empaquetadura de acoplamiento evitando tal destrucción de la junta. También con esta finalidad se recomienda en toda la conexión el empleo de tornillos uniformes de buena calidad y debidamente engrasados. El material de la plancha de empaquetadura es un compuesto de sustancias orgánicas y no orgánicas. Puede funcionar correcto y eficientemente en las temperaturas inaccesibles para algunos de sus componentes en separado. No obstante, hay que tomar en consideración la naturaleza del material, sus ventajas y desventajas.

Todas las juntas hechas de planchas de aramida y caucho endurecen en la temperatura mayor a 200ºC. Toda plancha buena –así como las planchas GAMBIT-, conserva su elasticidad suficiente para compensar cambios térmicos de las bridas en las temperaturas recomendadas en el presente catálogo. Es una condición básica para conservar la impermeabilidad, especialmente en los nudos impactados por los cambios térmicos.

Otro inconveniente para las juntas hechas de planchas de aramida y caucho que trabajan en la temperatura superior a 380 ºC es el fenómeno de oxidación. En tal caso se quema el elastómero que sirve de pegamento en la plancha. Para impedir tal efecto es indispensable la separación del componente de elastómero frente al impacto químico, tanto de la instalación como del oxígeno ambiental. A esta finalidad se puede llegar por dos caminos. El primero es la adecuada construcción de la brida, por ejemplo, chaveta-acanalador o ranura-resalto. El segundo camino es proteger los bordes con metal. La protección debe ser confeccionada en tal forma para que refuerce el material del componente frente a los agentes corrosivos, y al mismo tiempo permita a la instalación reaccionar a cambios térmicos y vibraciones de la conexión de brida. La protección cumple varias funciones: refuerza la junta mecánica, protege de la infiltración de la sustancia a través del material de la junta, y sobre todo asegura el componente de la junta frente a la influencia negativa de las sustancias químicas de la instalación y del ambiente.

La exacta construcción de la conexión de brida con una junta adecuadamente escogida y puesta en forma correcta, puede conservar la impermeabilidad por largo tiempo de explotación. No se permite el uso reiterado de juntas recuperadas del demontaje.

Páginas

Gambit

ul.Wojska Polskiego 16,
58-420 Lubawka

+48 75 74 49 695
+48 75 74 49 696

sekretariat@gambitgl.pl

+48 75 74 49 690

 

Nowości, Wydarzenia -es